martes, 4 de mayo de 2010

La importancia de ser la polémica


Como no, otra vez más la cadena Telecinco ha adoptado un nuevo término a su diccionario de la telebasura: los polemistas. Éstos se identifican (pues ya su nombre no deja libertad a la imaginación) por ser personas que no les importa discutir sobre cualquier tema y que, además, no tienen ni pelos en la lengua ni educanción en muchos casos.

El programa al que Vasile aplica este vocablo no es más ni menos que "De buena ley", que lleva desde mayo de 2009 en antena, y que se caracteriza por aparentar hacer justicia, pero que lo único que hacen es tomársela por su mano. El juego consiste en ambientar un juicio televisivo, en el que ambas partes exponen sus argumentos y el juez decide cómo debe solucionarse el problema. Entre tanto, los dichos polemistas discuten sobre quien creen que tiene la razón como si fueran unos tertulianos cualquiera: sin fundamento y con gritos.

Pero sin duda, lo que me llama la atención de este asunto, o mejor dicho, quién me llama la atención, es Mario de Castro, un portero de discoteca de 34 años que suelta por su boca perlas que ni merecen ser nombradas. Pero qué se puede esperar de una persona que alega que "le gustaría ser juez para repartir la justicia a su manera".

Lo que quiero decir es que si ya existe un programa que se toma la justicia como considera oportuno, dándose aires de hacerlo cumpliendo lo establecido en la ley, puede acabar haciendo que algo tan serio como son los derechos y los deberes de las personas, así como su seguridad contra cualquier violación legal, queden archivados como banalidades. Esto, al igual que ya pasó con la prensa rosa, puede repercutir en el desprestigio de los profesionales que velan por hacer cumplir la ley.

Si ya invaden la prensa, la justicia... ¿Qué será lo próximo?

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada